Dame la mano Sevilla

Por Luis Baras

DAME LA MANO SEVILLA

Y DEJA QUE MI MEMORIA

SE DE UN PASEO TRANQUILO

POR TUS SENDEROS DE GLORIA

DEJA VOLAR MIS RECUERDOS

HASTA UN BALCON DE TRIANA

DONDE YO GUARDO MIS SUEÑOS

EN LOS BAULES DEL ALMA

DAME LA MANO SEVILLA

QUE ESTÁ SALIENDO LA ESTRELLA

PORQUE ES DOMINGO DE RAMOS

Y MI EMOCIÓN VA CON ELLA

OIGO A LO LEJOS QUE VIENE

YA SE ESCUCHAN LOS TAMBORES

MAMA QUE YA ESTÁ LLEGANDO

QUE HUELE A INCIENSO Y A FLORES

QUIERO PEDIR CARAMELOS

QUIERO MI BOLA DE CERA

QUIERO ESTRENAR CALCETINES

Y TORRIJAS DE LA ABUELA

DAME LA MANO SEVILLA

LLEVAME HASTA MAQUEDANO

PARA SENTARME EN LA SILLA

JUNTO A MIS PRIMOS Y HERMANOS

QUIERO VIVIR LA INOCENCIA

DE AQUELLOS DIAS DE INFANCIA

AL LAITO DE MIS PADRES

Y SU DIVINA ENSEÑANZA

ELLOS ME DIERON LA VIDA

Y ME ENSEÑARON A AMARLA

LO MISMO QUE A TANTAS COSAS

DE NUESTRA SEMANA SANTA

ELLOS ME HICIERON CONSCIENTE

DEL MANTO QUE ME CUBRIA

Y ME ENSEÑARON A AMARTE

VIENDO PASAR COFRADIAS

DAME LA MANO SEVILLA

Y LLEVAME A LA CAMPANA

PARA VOLVER A ENCONTRARME

MI PRIMERA MADUGADA

LO QUE SENTI AQUELLA NOCHE

VESTIDO DE TERCIOPELO

CON LA ESPERANZA EN MI MENTE

Y MI ORGULLO TRIANERO

DAME LA MANO SEVILLA

Y LLEVAME POR TU ESENCIA

RECORRIENDO ESE CALVARIO

QUE LLEVA A LA PENITENCIA

DEJAME OLER TUS AROMAS

Y PINTAR TU CARMESÍ

Y DEJA QUE MI AÑORANZA

NUNCA SE APARTE DE TI

ENSEÑAME A MI DE NUEVO

TUS PLAZAS Y CALLEJONES

DONDE VIVI LA EXPERIENCIA

DE PRIMEROS AMORES

ESOS QUE EN SEMANA SANTA

SABEN DE BULLA Y ESPERA

IGUAL QUE SABEN LOS REZOS

DE DEVOCIONES SINCERAS

DAME LA MANO SEVILLA

DEJAME COGER TU TALLE

PORQUE NO QUIERE OLVIDARME

DE AQUEL TIEMPO NI UN DETALLE

QUIERO GUARDAR PARA SIEMPRE

LO QUE A TU SOMBRA HE VIVIDO

LO QUE ME DADO TU CIELO

Y EL AMOR QUE TE HE TENIDO

DAME LA MANO SEVILLA

DEJAME SEGUIR SOÑANDO

COMO AQUEL NIÑO EN TRIANA

EN SU DOMINGO DE RAMOS

EL DE LA BOLA DE CERA

EL NIÑO DE MAQUEDANO

EL QUE TE SOÑO MIL VECES

CUANDO DE TI ME ALEJARON

DAME LA MANO SEVILLA

Y LLEVAME A DONDE QUIERAS

PARA HACER DE MI RECUERDOS

UNA ETERNA PRIMAVERA