DECIR "RESCATE A LA BANCA"... ES UN ERROR

Por Luis Baras

Llevamos años hablando del "Rescate Bancario" y claro, todo el mundo cree que el Estado puso sobre la mesa 100.000 millones de euros para salvar de la quiebra a los Botín y compañía y a todo el sistema financiero. Pero esa historia, de manera intencionada, siempre se falsea y se cuenta mal por ser una de las mayores vergüenzas colectivas para un país El rescate no fue a los bancos fue a Las Cajas varias de la cuales habían entrado en quiebra por la malversación sistemática y la mala gestión de sus dirigentes. O se rescataban o perdían sus ahorros miles de impositores, trabajadores, personas mayores, etc....y, lógicamente, se optó por proteger a los segundos...¿quien fue culpable de aquel desastre?...

Todo empezó cuando la clase política y sindical olió la mamela del carguito y el medraje y se dispusieron a gobernar los destinos de estas entidades. Hasta entonces las Cajas, desde su creación, gozaron, no solo de la solvencia, sino de prestigio y seriedad.

Pero un día, partidos y sindicatos se dieron cuenta que ahí había tajada. Se vieron en el sillón, manejando el dinero ajeno, los créditos fáciles, las tarjetas black y se frotaron las manos viniéndose arriba. Había empujones por un consejo de administración o un cargo...Daba igual la ideología, ante el choriceo no hay ideología que valga. La corrupción está en la intención de la sociedad en la que vivimos. Como decía alguien, "Yo no quiero dinero, yo quiero que me pongan donde lo haya".

Y paso lo que tenía que pasar, los consejos de administración de las Cajas se llenaron de indocumentados y desahogados que se limitaban a decir "si bwana" a todas las tropelías que le proponían y que votaban a favor con tal de no perder el chollo de su vida...

Pero llegó la crisis y todos se quedaron con el "culete" al aire...se acabó lo que se daba porque salió a flote toda la basura de esta gentuza inmoral que miraba solo por su bolsillo.

En estos días Rato es la noticia por su relevancia política y personal pero la gran realidad es la basura moral de todos los que le acompañarán a la cárcel y los que habiendo metido la mano han visto reducida sus condenas por haber repuesto el dinero malversado para vergüenza y descrédito de partidos y sindicatos como es el caso del padre del Senador por Podemos Ramón Espinar condenado a un año. Y faltan juicios por sentenciar.

Dejemos ya de hablar de "rescate a la banca" y empecemos a decir la verdad..."rescate a la ambición política de todos los partidos y sindicatos "